Hace poco una persona publicó en nuestro grupo de consultas preguntando si hay algún aceite esencial que estaría contraindicado para alguien que toma warfarina (un medicamento que hace menos probable la formación de coágulos en sangre), así pensé que este sería una buena entrada para el blog.

Una de las marcas más conocidas de warfarina es Coumadin. Originalmente, se lanzó en 1948 como veneno para ratas y, de hecho, todavía está disponible para este uso. Al principio se pensaba que era demasiado tóxico para el consumo humano; sin embargo, en 1951, el intento fallido de suicidio de un recluta de la marina de Estados Unidos que había tomado una gran dosis de veneno para ratas, llevó a los médicos a considerar la warfarina como medicamento, y a principios de la década del 1950, se aprobó su uso como medicamento en Estados Unidos.

Hay una gran cantidad de información disponible en Google sobre el uso de la warfarina, sin embargo aquí te dejo un resumen de algunas de las precauciones que se deben tener en cuenta.

Precauciones a tener en cuenta

  • La warfarina está contraindicada en el embarazo.
  • Su mayor efecto secundario es la hemorragia (sangrado).
  • Este riesgo también puede incrementarse en personas mayores.
  • Evitar los cambios repentinos en los hábitos alimenticios.
  • Evitar aumentar o disminuir de manera drástica alimentos ricos en vitamina K (hígado, brócoli, coliflor, col, col rizada, espinacas y otras verduras de hoja verde, té verde, ciertas verduras, quesos y ciertos suplementos vitamínicos).
  • Muchos antibióticos de uso común aumentarán en gran medida el efecto de la warfarina al reducir la metabolización de esta en el cuerpo. Otros antibióticos de amplio espectro pueden reducir la cantidad de flora bacteriana normal en el intestino, que produce cantidades significativas de vitamina K, lo que potencia el efecto de la warfarina.
  • La actividad de las tiroides también parece influir en la dosis requerida de warfarina.
  • La ingesta excesiva de alcohol afecta a la metabolización de la warfarina.
  • Muchos medicamentos interactúan con la warfarina.
  • La warfarina también interactúa con muchas plantas y especias, tanto las que se comen, como el jengibre y el ajo, como las que se utilizan con fines medicinales, como el ginseng y el ginkgo biloba. Todos pueden aumentar el sangrado y la aparición de hematomas en las personas que toman warfarina. Además, se han reportado efectos similares con el aceite de borraja o aceites de pescado. La hierba de San Juan, que a veces la recomiendan para ayudar con la depresión leve a moderada, interactúa con la warfarina porque induce a las enzimas a que descompongan la warfarina en el organismo causando un pequeño efecto anticoagulante.

¿Y los aceites esenciales?

El salicilato de metilo es el componente que hay que tener en cuenta. Cuando se aplica tópicamente en la piel, se absorbe por vía transdérmica sin ningún problema, abriéndose paso rápidamente a la corriente sanguínea y una vez allí puede potenciar el efecto anticoagulante de la warfarina y podría causar una hemorragia interna.

El salicilato de metilo es un componente que se encuentra en muchos linimentos, sin embargo, también se encuentra en grandes cantidades en los aceites esenciales de abedul dulce (Betula lenta) y gaulteria (Gaultheria procumbens), los cuales están compuestos de salicilato de metilo natural alrededor del 98%-99%. Además, esto hace que sean unos aceites esenciales muy fáciles de adulterar simplemente añadiendo salicilato de metilo sintético.

Es cierto, que hay personas que toman warfarina pero encuentran que estos aceites esenciales son muy efectivos en sus prácticas deportivas, para las mezclas que utilizan para el tema muscular, para el lumbago, … Así que cuando los usan, lo hacen sólo durante períodos muy cortos de tiempo y con diluciones muy altas.

Aunque Robert Tisserand y Tony Balacs en su libro Essential Oil Safety dicen:  

Estos aceites no deben usarse en terapia, ni interna ni externamente. No usar si se están tomando anticoagulantes (como aspirina y heparina).

También en el libro Essential Oil Safety de Robert Tisserand y Tony Balacs tienen una lista de coagulantes en la que se menciona que tanto los aceites de ajo como los de cebolla demuestran una actividad antiplaquetaria que es esencial para la coagulación sanguínea. Sin embargo, también es cierto, que estos no son los típicos aceites esenciales que uno encontraría en la mayoría de los kits de los aromaterapeutas.

Producto disponible en Amazon.es

Sin embargo también dicen que:

La actividad antiplaquetaria también se ha demostrado con eugenol e iso-eugenol y se debe a una acción anti-prostaglandina. Sería prudente evitar la administración oral del aceite de ajo, el aceite de cebolla y todos los aceites ricos en eugenol en personas con problemas de coagulación sanguínea. Este grupo se incluyen a personas con hemofilia, enfermedades hepáticas, enfermedades renales, cáncer de próstata y lupus eritematoso sistémico. Sería prudente que cualquier persona que tome medicamentos anticoagulantes, como la aspirina, la heparina y la warfarina, evite el uso oral del mismo grupo de aceites esenciales.

Conclusión en el uso del aceite esencial de gaulteria y abedul dulce

Como conclusión, hay que tener en cuenta que el método de uso del que están hablando es la ingestión. Todas las demás referencias de contraindicaciones de plantas y warfarina que pude encontrar en los libros de referencia que tengo sobre las interacciones de los fármacos con las plantas también fueron para el uso oral de las plantas. Si quisiera extrapolar esto al uso del aceite esencial, entonces se referiría al uso oral del aceite esencial. Con la excepción del abedul dulce y la gaulteria, todos los aceites esenciales aplicados por vía tópica en la piel o por inhalación no deberían presentar ningún problema.

Pin It on Pinterest

Share This