[x_section class=”left-text ” style=”margin: 0px 0px 0px 0px; padding: 10px 0px 0px 0px; “][x_row inner_container=”false” marginless_columns=”false” bg_color=”” style=”margin: 0px auto 0px auto; padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_column bg_color=”” type=”1/1″ style=”padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_text]La utilización de plantas para curar las enfermedades es tan antigua como la raza humana. El hombre ha dependido siempre para su alimentación del mundo vegetal, así que inevitablemente tuvo que darse cuenta de que después de ingerir determinadas plantas se sentía de otra forma, con lo que se desarrolló una medicina basada en las plantas. Esto debió ser algo arriesgado al principio, ya que muchas de ellas son venenosas. Pero fuera como fuere, lo cierto es que tenemos pruebas de que ya hacia el año 18.000 a.C. se usaban plantas con fines terapéuticos.[/x_text][/x_column][/x_row][/x_section][x_section style=”margin: 0px 0px 0px 0px; padding: 10px 0px 10px 0px; “][x_row inner_container=”false” marginless_columns=”false” bg_color=”” style=”margin: 0px auto 0px auto; padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_column bg_color=”” type=”2/3″ style=”padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_text class=”left-text “]Fueron los chinos quienes escribieron el herbario más antiguo que se conoce: el Pen Tsaso o Gran Herbal, que fue compilado por Shen Nung, un emperador que vivió entre el 1.000 y el 700 a.C. En él se mencionan más de 350 plantas medicinales y remedios.

A continuación haré un breve resumen de cómo la aromaterapia ha ido evolucionando a lo largo de la historia para acabar explicando cómo se desarrolló la aromaterapia moderna.

Las sustancias aromáticas ocupan un lugar preferente en la medicina de los hebreos, así como en las culturas india y árabe.

La aromaterapia estaba presente en Mesopotamia desde los años 3.000 a.C. Ellos utilizaban las rosas para lavarse el rostro, la cabeza e incluso la boca.

Algunos aceites eran preparados cerca de los templos, ya que eran utilizados con fines religiosos y terapéuticos, como por ejemplo la mirra, el mirto o el cardamomo. Estos aceites se conseguían a través de la maceración.

En cuanto a los antiguos egipcios, para ellos la aromaterapia era parte integrante de la vida cotidiana. En las mismas fechas en que los chinos estaban perfeccionando la acupuntura, los egipcios usaban sustancias balsámicas tanto en los rituales religiosos como en la práctica de la medicina.[/x_text][/x_column][x_column bg_color=”” type=”1/3″ class=”right-text ” style=”padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_image type=”none” src=”https://www.mamaesencial.com/wp-content/uploads/2015/12/Shen-Nung.jpg” alt=”” link=”false” href=”#” title=”” target=”” info=”none” info_place=”top” info_trigger=”hover” info_content=””][/x_column][/x_row][/x_section][x_section style=”margin: 0px 0px 0px 0px; padding: 10px 0px 10px 0px; “][x_row inner_container=”false” marginless_columns=”false” bg_color=”” style=”margin: 0px auto 0px auto; padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_column bg_color=”” type=”1/1″ style=”padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_text]Si bien los egipcios habían llevado a su perfección en el arte de utilizar las esencias vegetales para controlar las emociones, la putrefacción (momias) y la enfermedad, después de ellos siguieron haciéndose descubrimientos acerca de las virtudes medicinales de las plantas.

Es el caso de los griegos, que recibieron una medicina adulterada por creencias supersticiosas y la transformaron en una ciencia. Hipócrates, conocido como el Padre de la Medicina, fue el primer médico que basó sus conocimientos y sus curas en una detallada observación de la realidad. Desde entonces los médicos han seguido sus principios, que se reflejan en el llamado Juramento Hipocrático. Una de sus creencias fue que, para mantenerse sano, era conveniente darse diariamente un baño perfumado y masaje con un aceite vegetal al que había añadido varias gotas de aceite esencial.

Aunque los romanos sentían más interés por las propiedades culinarias de las plantas que por sus virtudes curativas, fueron decisivos para el avance de la botánica. Al ir ocupando Europa, sus legionarios llevaban consigo semillas de las plantas que les eran necesarias con el propósito de cultivarlas en las regiones invadidas.

Aunque la medicina racional declinó en Europa, no fue así en China ni en la India. También los árabes, cuya civilización floreció a partir del siglo IV, mantuvieron vivo el fuego sagrado del espíritu científico. Los árabes fueron los fundadores de la famosa escuela de medicina de Salerno, cerca de Nápoles; y el Canon de Medicina, del médico árabe Avicena, publicado en el siglo XI, fue de uso corriente hasta mediados del siglo XVI. Se atribuye a Avicena el descubrimiento de la destilación, para extraer los aceites esenciales de las plantas.[/x_text][/x_column][/x_row][/x_section][x_section style=”margin: 0px 0px 0px 0px; padding: 10px 0px 10px 0px; “][x_row inner_container=”false” marginless_columns=”false” bg_color=”” style=”margin: 0px auto 0px auto; padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_column bg_color=”” type=”1/1″ style=”padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_image type=”rounded” src=”https://www.mamaesencial.com/wp-content/uploads/2015/12/escuela_medicina_salerno.jpg” alt=”” link=”false” href=”#” title=”Escuela Médica de Salerno” target=”” info=”tooltip” info_place=”top” info_trigger=”hover” info_content=””][/x_column][/x_row][/x_section][x_section style=”margin: 0px 0px 0px 0px; padding: 10px 0px 10px 0px; “][x_row inner_container=”false” marginless_columns=”false” bg_color=”” style=”margin: 0px auto 0px auto; padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_column bg_color=”” type=”1/1″ style=”padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_text]La escuela de aromaterapia más antigua nace en la España hispano-árabe en los siglos IX, X y XI. Era la España en la que conviven árabes, judíos y cristianos, por lo que no es atrevido asegurar que las raíces del arte de la perfumería y de la cosmética en Europa, están en España, lugar estratégico al que se trasladaron sabios y estudiosos de toda Europa que entrando por “el camino de Santiago” venían para aprender de los maestros alquimistas españoles. Según los alquimistas el éxito de los tratamientos, dependía de la pureza y de la calidad de los aceites esenciales ya que dichos aceites esenciales eran “el alma de la planta”.

Los siglos XVI y XVII fueron el momento estelar de los grandes herbarios europeos, entre los que destacan los ingleses Gerard, Parkinson y Culpeper. Aunque el nuevo concepto científico de la medicina ganaba terreno, se seguía confiando en los viejos principios de la aromaterapia, y los aceites esenciales se usaban todavía a finales del siglo XVIII. Pero conforme la química fue evolucionando, y los remedios vegetales empezaran a ser sintetizados, la aromaterapia y sus aceites esenciales fueron perdiendo el lugar que ocupan tradicionalmente y empezaron a ser considerados como algo obsoleto.

En el siglo XIX, empezamos a tener datos de las investigaciones científicas sobre aceites esenciales. El Dr. Chabenes, escribió un libro en 1.838 sobre las enormes posibilidades de utilización de los materiales aromáticos (hasta entonces empleados sobre todo en perfumería y cosmética).[/x_text][/x_column][/x_row][/x_section][x_section style=”margin: 0px 0px 0px 0px; padding: 10px 0px 10px 0px; “][x_row inner_container=”false” marginless_columns=”false” bg_color=”” style=”margin: 0px auto 0px auto; padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_column bg_color=”” type=”1/2″ style=”padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_image type=”none” src=”https://www.mamaesencial.com/wp-content/uploads/2015/12/Rene-Maurice-Gattefosse.jpg” alt=”” link=”false” href=”#” title=”” target=”” info=”none” info_place=”top” info_trigger=”hover” info_content=””][/x_column][x_column bg_color=”” type=”1/2″ style=”padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_text]A principios de siglo, el doctor francés René-Maurice Gattefossé, químico e investigador reavivó el interés de la gente por los aceites esenciales. Él fue quien utilizó, por primera vez, el término “aromaterapia” en 1935. Fue en 1020 cuando René-Maurice Gattefossé descubrió que el aceite esencial de lavanda tenía grandes propiedades medicinales sobre las quemaduras cuando tras una explosión en su laboratorio, instintivamente metió su mano en un recipiente que contenía aceite esencial de lavanda, él mismo se sorprendió cuando vio con la rapidez con la que el dolor cesó y sanó su piel.

Por este motivo, siguió usando los aceites esenciales durante la I Guerra Mundial para curar las heridas de los soldados que estaban ingresados en los hospitales militares. Publicó el libro “Aromathérapie” en 1937 donde Gattefossé dió a conocer su fundamento altamente científico, basándose en las virtudes antisépticas y curativas de los aceites esenciales.

Posteriormente el Dr. Jean Valnet, un cirujano de la armada francesa utilizó con éxito los aceites esenciales en soldados heridos en combate y también en los pacientes de un hospital psiquiátrico. Esto era debido a la escasez de medicamentos, así que utilizó los aceites esenciales por sus cualidades curativas. Los resultados fueron tan impresionantes que poco a poco fue perfeccionando cada vez más las técnicas. Después de la guerra, Valnet utilizó los aceites esenciales para tratamientos de tuberculosis, diabetes y otras enfermedades.

En 1964 publica un libro llamado Aromathérapie, considerada todavía como la “biblia de la aromaterapia”.

En los años 50, Marguerite Maury, de origen Austríaco, bioquímica y esteticista enfocada al ramo de la cosmética creó las primeras clínicas de Aromaterapia en Bretaña (Francia) dónde se utilizaban aceites esenciales en el masaje terapéutico.[/x_text][/x_column][/x_row][/x_section][x_section style=”margin: 0px 0px 0px 0px; padding: 10px 0px 10px 0px; “][x_row inner_container=”false” marginless_columns=”false” bg_color=”” style=”margin: 0px auto 0px auto; padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_column bg_color=”” type=”1/2″ style=”padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_text]Después de aquello, algunos fisioterapeutas, enfermeras, masajistas, cosmetólogos, médicos y otros profesionales de la salud comenzaron a utilizar los aceites esenciales como alternativa natural.

En los años 70, Robert Tisserand en Inglaterra impulsó y revolucionó la aromaterapia con la publicación de “The Art of Aromatherapy” un libro muy completo para la época, un clásico. El autor detalló 29 esencias junto a sus propiedades y aplicaciones en más de 100 condiciones. Incluyó remedios rápidos para masajes y aceites medicinales, máscaras faciales y baños aromáticos.

Robert Tisserand desarrolló así mismo una importante labor docente, creando el prestigioso centro de formación “Tisserand Institute”, de donde han salido formadas gran cantidad de personas que en la actualidad marcan las directrices de la aromaterapia en muchos países del mundo.

En los años 90 el panorama del mundo de la aromaterapia iba a cambiar radicalmente. El aromatólogo Pierre Franchomme junto con el médico Daniel Pénoël publicaron la obra “L’Aromathérapie Exactement”, con muchísima información sobre la química de los aceites esenciales y sus aplicaciones terapéuticas sin comparación hasta el momento.

Hoy en día ha habido un nuevo resurgir en el uso de los aceites esenciales y el gran interés de estos reside en su gran eficacia y en sus múltiples propiedades. Existen más de 300 aceites esenciales que se pueden usar con fines terapéuticos.

Las investigaciones que se hacen actualmente y las que se harán en el futuro nos desvelarán nuevas aplicaciones para los aceites esenciales, así que todavía nos queda mucho por descubrir sobre ellos y ¡sobre cuánto y cómo nos pueden ayudar![/x_text][/x_column][x_column bg_color=”” type=”1/2″ style=”padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_image type=”none” src=”https://www.mamaesencial.com/wp-content/uploads/2015/12/robert_tisserand_art_aromatherapy_book.jpg” alt=”” link=”false” href=”#” title=”” target=”” info=”none” info_place=”top” info_trigger=”hover” info_content=””][/x_column][/x_row][/x_section]

Pin It on Pinterest

Share This