¿Nunca te has preguntado si es seguro usar aceites esenciales en animales? Si buscamos un poco por internet, encontraremos algunas historias horrorosas donde se explica cuánto daño hicieron los aceites esenciales a algún animal doméstico. Claro, así es muy fácil llegar a la conclusión de que los aceites esenciales pueden hacer daño, y que de hecho no es seguro usarlos con nuestros animales, a los que tanto queremos.

Soy de esas personas a las que les gusta indagar bien sobre los temas que le interesan, y precisamente el uso de aceites esenciales en animales es uno de ellos. Quería leer todo lo que cayera en mis manos sobre el tema, para poder llegar a una conclusión en base a toda la información que tenía a mi disposición.

Después de profundizar en el tema, y teniendo en cuenta que los aceites esenciales existen desde hace mucho tiempo y que se han utilizado en animales, he llegado a la conclusión de que los aceites esenciales pueden ocupar un lugar muy importante en la vida de nuestros animales. Eso sí, es necesario tener ciertas precauciones. Ahora te explico por qué.

Pero, volviendo a las historias de horror que circulan por internet…

Si como yo, has hecho un poco de investigación sobre el uso de aceites esenciales en animales domésticos, te habrás topado con algunas historias impactantes sobre mascotas que sufrieron una grave enfermedad e incluso llegaron a fallecer debido a los efectos tóxicos que los aceites esenciales pueden tener. Pero si te adentras un poco en todas estas historias, te darás cuenta de que hay dos causas subyacentes, que en mi opinión, son las causantes de estos efectos negativos:

  1. La calidad del aceite esencial utilizado en el animal es cuestionable: En casi todos los casos, el tipo de aceite esencial que se ha utilizado es de una marca desconocida, comprado en cualquier tienda y por un precio bajísimo. Sabemos que en la industria de los aceites esenciales es muy típico producir o añadir productos sintéticos a los aceites esenciales, lo que da como resultado un producto de muy baja calidad.
  1. El uso de cantidades excesivas de aceite esencial: Quizás el problema más común que vemos en la mayoría de los casos es la cantidad excesiva de aceite esencial sin diluir en un aceite vegetal que se ha aplicado al animal. Por ejemplo, hay una historia en particular donde se le aplican 10 ml de aceite esencial de árbol de té a un gato (que obviamente tuvo consecuencias muy graves para el gato).

¿Pero, hay alguna diferencia en la forma de aplicación de aceites esenciales en animales y humanos?

Sí, sí que las hay. Ahora te lo explico.

Nuestras mascotas son diferentes biológicamente a nosotros. Sin dar una clase de química o anatomía aquí, hay matices que hacen que los aceites esenciales sean más potentes para nuestras mascotas. Los perros tienen hasta 40 veces más receptores olfativos que los seres humanos, lo que significa que su sentido del olfato es mucho más potente que el nuestro. Los gatos carecen de una enzima (glucuronil transferasa) que los seres humanos poseen. Esta enzima es muy importante para el metabolismo de muchos constituyentes de los aceites esenciales. Por lo tanto, existe, en teoría, un riesgo de más toxicidad para los gatos.

Conociendo esta información, usar aceites esenciales en nuestras mascotas es seguro, siempre que se utilicen de la manera correcta y se diluya en un aceite portador para controlar su potencia. De hecho, según dice Robert Tisserand, en su libro “Essential Oils Safety” (Seguridad en los aceites esenciales), una cantidad moderada de aceite esencial no le hará daño a tu mascota.

Aquí tienes una guía para saber cómo usar aceites esenciales en tus mascotas:

  1. Asegúrate de que los aceites esenciales que usas son de la mejor calidad. La botella debe tener el nombre en latín del aceite esencial, sus principales constituyentes y el certificado de calidad. Si el aceite esencial es demasiado barato, directamente desconfía de su calidad.
  1. Divide la dilución entre 3 ó 4 veces, de lo que normalmente utilizarías en un humano. Por ejemplo, si normalmente diluyes 1 gota de lavanda en 1 cucharadita de aceite vegetal, pues cuando lo quieras usar con tu mascota tienes que diluir 1 gota de aceite esencial en  3 ó 4 cucharaditas de aceite portador, ya que como hemos mencionado anteriormente, los aceites esenciales son mucho más potentes en los animales. Bueno, también ten en cuenta que no tienen el mismo tamaño un chiguagua que un mastín, así que utiliza tu sentido común.
  1. Puedes aplicar los aceites esenciales en la parte inferior de las patas o aplicar uniformemente a lo largo del pelaje del animal. Trata de evitar el contacto directo con la piel  de zonas como las orejas o alrededor de los ojos.
  1. Cuando pones aceites esenciales en el difusor, deja que tu mascota tenga una manera de salir de la habitación si así lo desea.

Siguiendo estos 4 sencillos pasos, no debes tener ningún problema para usar aceites esenciales en tu mascota de forma segura. De este modo puede disfrutar de todos los beneficios terapéuticos que los aceites esenciales pueden proporcionarle.

¿Y tú, utilizas aceites esenciales con tu mascota? ¿Nos explicas tus trucos?

Si deseas adquirir tus productos de Young Living puedes abrir tu propia cuenta con un 24% de descuento aquí.

 

Pin It on Pinterest

Share This