Un desodorante casero para pieles sensibles sin químicos fue una de las primeras cosas que quise cambiar en mi camino hacía una vida más libre de tóxicos. Era un tema delicado porque siempre he sido una de esas personas que sudan un montón por nervios, estrés, cuando hace deporte… así que no me la podía jugar con el desodorante, tenía que encontrar una receta que realmente me funcionara bien. Vivo en Barcelona (España), al lado de la playa… así que aquí hace calor.

Además, leí sobre el tema de los desodorantes y lo perjudicial que pueden ser para nuestro cuerpo (bueno, como tantas otras cosas). Pero es normal, para la mayoría de las personas, no ponerse a analizar todos los compuestos que lleva un desodorante, quizás porque somos incapaces de darle sentido a los ingredientes de la etiqueta, pero de todos modos lo usamos igual. La mayoría de los desodorantes llevan clorhidrato de aluminio, aparece como sales de aluminio en la etiqueta, este compuesto tapa nuestros poros, evitando que puedan “respirar”, cerrando el paso al sudor. Diréis: -Claro, ésta es la función del desodorante. Pero el problema es que de manera directa interrumpe el proceso natural de regulación de la temperatura. Así, que en realidad está impidiendo que el cuerpo trabaje como debería.

Por otro lado, hay algunos estudios que demuestran que el uso frecuente de desodorantes puede ocasionar cáncer de mama, ya que sus sustancias penetran por la piel y se depositan en esta zona, de las más cercanas a la axila.

Así que buscando y probando dí, con esta receta que me resulta muy efectiva y además sirve tanto para hombres como mujeres, y para personas con piel sensible. Las personas con piel sensible la pueden utilizar este desodorante casero sin problemas porque en lugar de llevar tanto bicarbonato lleva polvo de arruruz, que es muy suave para la piel.

Vamos a dar un repaso rápido a los ingredientes que lleva nuestro desodorante casero:

POLVO DE ARRURUZ

Aunque el nombre sea muy raro lo puedes encontrar en tiendas bio o herboristerías sin problemas.

El polvo de arruruz tiene gran capacidad para absorber la humedad, por tanto es un ingrediente ideal en la elaboración de desodorantes naturales y seguros.

En realidad, no impide la transpiración, pero sí impide que la humedad producida por el sudor irrite la piel y empape la ropa.

También actúa como agente espesante.

ARCILLA BLANCA (CAOLÍN)

De todos los tipos de arcillas es la que tiene más bactericida. Es por tanto la más indicada para pieles irritadas o con pequeñas heridas.

Es muy rica en calcio, de ahí su color blanco, pero también son abundantes el magnesio, el zinc y el silicio.

De todas las arcillas, es la que menos acción exfoliante ejerce sobre la piel, pero absorbe muy bien las toxinas y el exceso de seborrea. Sin duda, es la mejor para pieles muy jóvenes o sensibles y finas, independientemente de su tendencia grasa o seca.

MANTECA DE KARITÉ

La manteca de karité es un regenerador celular, hidratante y nutritivo, que actúa recubriendo la piel con una película invisible que evita la deshidratación y la protege de las agresiones externaS. Es un antiarrugas por excelencia, puede ser usado tanto en el rostro como en todo el cuerpo, se usa también para el cuidado del cabello, para prevenir estrías y en los labios.

BICARBONATO SÓDICO

Como ya hemos dicho antes, el bicarbonato sódico puede causar irritación en las axilas con el uso prolongado.

El bicarbonato actúa como desodorante, es un bactericida por naturaleza, gracias a la acidez que posee que no permite la formación de bacterias.

ACEITES ESENCIALES

Los aceites esenciales que usaremos serán antibacterianos, además, aportarán una fragancia natural muy agradable.

Mezcla de aceites Purificación: Esta mezcla está compuesta por los aceites esenciales de citronela, lavandín, árbol de té, romero, lemongrass y arrayán. Es ideal porque neutraliza los olores.

Mezcla de aceites Joy: Esta mezcla está compuesta por los aceites esenciales de geranio, jazmín, manzanilla romana, palo de rosa, palmarosa, rosa, limón, bergamota, mandarina e ylang ylang.

Aceite esencial de geranio: es el más comúnmente usado ya que puede contraer los vasos sanguíneos de uno, los tejidos, así como los músculos. A medida que el aceite esencial penetra tus poros, actuará de manera inmediata secando tu piel y proporcionando un olor fresco y agradable.

Aceite esencial de ciprés: ayuda a deshacerse de la sudoración excesiva ya que tiene un efecto directo sobre el sistema nervioso, por esto da una sensación de calma y serenidad.

Aceite esencial de salvia: La salvia tiene un efecto de normalizar tanto las glándulas sudoríparas como el sistema nervioso. La salvia puede ayudar a controlar los sudores nocturnos y el exceso de transpiración.

Aceite esencial de salvia sclarea: es antisudorífico y un buen regulador de la sudoración.  

Aceite esencial de árbol de té: es astringente y antimicótico, por lo que evita el desarrollo de hongos por la sudoración excesiva y además ayuda a que la piel se seque.

 

RECETA DE DESODORANTE CASERO PARA PIELES SENSIBLE

Ingredientes

3 cucharadas (45 gr) de manteca de karité

2 cucharadas (35 gr) de aceite de coco

6 cucharadas (40 gr) de polvo de arruruz

1 cucharada (20 gr) de bicarbonato sódico

2 (15 gr) cucharadas de arcilla blanca

10 gotas de aceite esencial de tu preferencia

Bate la manteca de karité y el aceite de coco hasta que queden mezclados (a mano o con un robot de cocina).

Añade los aceites esenciales a tu gusto a esta mezcla.

Mezcla los ingredientes secos en un bol a parte (polvo de arruruz, bicarbonato sódico y arcilla blanca) y añade a la mezcla anterior en tres veces para que se mezcle bien.

 

¡Y ya está! ¡Ya tenemos nuestro desodorante casero totalmente natural y libre de químicos!

Te dejo con este vídeo para que puedas ver todo el proceso y lo fácil que es de hacer.

Si deseas adquirir tus aceites esenciales de Young Living puedes abrir tu propia cuenta con un 24% de descuento aquí.

Pin It on Pinterest

Share This