En varias ocasiones he hablado en el blog sobre los difusores, pero nunca he entrado en detalles sobre el cuidado y el mantenimiento de un difusor si lo tenemos en casa.

Si has comprado un difusor sabes que es una gran inversión para tu hogar, tu familia y vuestro bienestar. Así que tenemos que hay que cuidarlo un poco, con un mantenimiento mínimo para que no se rompa y así alargar su vida útil.

Qué tipo de difusores existen

Hay 2 tipos de difusores con mecanismos diferentes:

Los difusores ultrasónicos: Tienen una placa de metal en el fondo del recipiente que es el que se llena de agua y aceites esenciales. La placa de metal vibra muy rápido y hace que millones de micro partículas se dispersen en forma de una agradable bruma aromática en el ambiente, esto hace que el difusor también funcione como humidificador.

Young Living tiene diferentes tipos de difusores como el Dewdrop, el Aria, el Rainstone

Los difusores nebulizadores: También conocidos como atomizadores usan una especie de “pajita” que succiona el aceite esencial al 100%, para después expulsarlo en diminutas gotitas en el aire.

Ambos tipos de difusores son excelentes, pero  evidentemente son diferentes. Los difusores ultrasónicos tienden a usar menos cantidad de aceite esencial y producen un aroma más suave en el ambiente. En cambio, los nebulizadores producen un aroma más fuerte porque usan el aceite esencial de manera más concentrada.

Cuidado y mantenimiento de los difusores

Para ambos tipos de difusores es importante no usar nada excepto aceite esencial puro. Por eso tienes que tener cuidado con mezclas como por ejemplo Slique Essence. Slique Essence contiene stevia, la cual puede hacer que la placa de metal deje de vibrar en los difusores ultrasónicos o que obstruya la “pajita” en un difusor nebulizador.

También es fundamental limpiar el difusor después de cada uso. Cuando el difusor por ultrasonidos se apague, vierte el agua que queda restante y limpia el recipiente. Simplemente tienes que pasarle un paño húmedo, limpiar con cuidado la placa de ultrasonidos y secar la tapa si está húmeda. Si no se limpia el difusor cada vez que se usa, probablemente acabará manchado por dentro.

Los nebulizadores son mucho más sencillos en su mantenimiento, ya que no es necesario limpiarlos, aunque de vez en cuando va bien quitar la “pajita” y enjuagarla con agua tibia. Ten en cuenta que con los nebulizadores es mucho más importante asegurarse de tener el programa adecuado para que no termine gastando una botella entera de aceite esencial en unas pocas horas o en unos días. Puedes programar el difusor para que se ponga en marcha durante 1 minuto cada 30 minutos aproximadamente. De lo contrario, el aroma puede ser demasiado fuerte, sobre todo si tenemos niños pequeños y mascotas.

Y si mi difusor ya está manchado por dentro…

Los aceites esenciales cítricos son los que más manchan las partes internas de los difusores. Pero en mi opinión, es la mezcla Thieves la que más puede manchar tu difusor por dentro, así que asegúrate de limpiarlo siempre después de usar esta mezcla de aceites esenciales.

Si el tuyo ya está manchado:

  1. Llena la mitad del difusor con agua. 
  2. Añade 10-15 gotas de vinagre blanco. (Ten en cuenta que esto puede anular la garantía, así que lee el manual detenidamente).
  3. Pon el difusor en marcha durante unos minutos y después apágalo.
  4. Vacía el difusor y limpia la parte inferior con un paño húmedo.

Puede que no se eliminen todas las manchas, pero sí que ayudará a eliminar algunas.

Si deseas adquirir los aceites esenciales de Young Living  puedes pedirlos aquí con un 24% de descuento.

Kit Inicio de Lujo

Pin It on Pinterest

Share This