Si quieres utilizar aromaterapia en gatos probablemente te han surgido algunas preguntas al respecto.

Vamos a intentar resolverlas.

¿Actúan los aceites esenciales de manera distinta en los gatos que en los perros?

Aunque los aceites esenciales son muy beneficiosos tanto para los seres humanos como para perros, caballos, cabras, conejos, pájaros etc., muchos aceites esenciales pueden ser demasiado para los gatos. Los gatos son diferentes a otros animales y por eso hay que tener cierta precaución cuando queremos aplicar aromaterapia en gatos.

Es una cuestión de fisiología

Muchos aceites esenciales están compuestos con hidrocarburos y terpenoides. En los perros, los caballos y los seres humanos, los terpenoides cuando han sido absorbidos por la piel o inhalados, son transportados al hígado para ser metabolizados. Después de los procesos metabólicos necesarios que se producen en el hígado y el torrente sanguíneo, los restos de aceites esenciales se eliminan a través de la orina y las heces.

Pero los gatos son diferentes. Los gatos carecen de la enzima hepática (glucuronil transferasa) que les permitiera deshacer estos compuestos. Por lo que los aceites esenciales tardan mucho más tiempo en ser eliminados del cuerpo de los felinos.

En los gatos, estas sustancias, que para otros animales son inofensivas, pueden acumularse en el hígado, a veces muy rápidamente, dependiendo de la cantidad a la que han sido expuestos. Esto puede causar problemas de toxicidad y afectar en el hígado. Así que para utilizar la aromaterapia en  gatos tenemos que ser un poco más cuidadosos.

Pero no solo es que los gatos sean muy sensibles a los aceites esenciales. Los gatos también son particularmente sensibles a los productos químicos, tales como insecticidas, herbicidas, etc.

Según la Wikipedia hay muchas substancias tóxicas para los gatos:

Por ejemplo, el paracetamol es extremadamente tóxico para ellos, porque carecen naturalmente de las enzimas necesarias para digerir esta sustancia, provocando resultados fatales aún en pequeñas cantidades. Similarmente, los productos desinfectantes y limpiadores basados en fenol son muy tóxicos para los gatos y, en algunos casos, llegan a ser mortales.

Algunos alimentos para humanos son tóxicos para los gatos. Por ejemplo, el chocolate puede ser fatal debido a la presencia de teobromina.

También existen plantas que son un riesgo para los gatos como lo son: Árbol de manzano y el albaricoquero, la semilla de sus frutos resulta altamente tóxica para los felinos, causando problemas en la vista, alteraciones en la respiración y dilatación de las pupilas. La flor de nochebuena es otra de las plantas que los afecta, el látex en su interior produce irritaciones en su piel y ojos, comezón y ampollas, mientras que si consume la planta, el animal puede experimentar diarrea, vómito, dolor abdominal y daños en las mucosas. Otras más son el eucalipto, la marihuana, los tulipanes, la azalea, los lirios, las begonias y las hiedras.

Y como ya hemos mencionado anteriormente, los aceites esenciales que están compuestos con hidrocarburos y terpenoides.

Tal vez la pregunta que hay que hacer es ¿cuál es la calidad de los aceites esenciales que se utilizan en gatos?

Debido a que muchos aceites esenciales están adulterados o creados en un laboratorio de manera completamente artificial, y por lo tanto contienen muchos elementos no naturales y dañinos. Como ya hemos dicho en varias ocasiones, los gatos son muy sensibles a los productos químicos y compuestos artificiales, probablemente las toxinas presentes en los aceites de calidad inferior sean los culpables. Ya que hay muchos casos de aceites esenciales de grado terapéutico que se se han utilizado en gatos y han sido muy beneficiosos para ellos, así que se puede utilizar la aromaterapia en gatos para el bienestar de éstos.

Sin embargo, debemos ser prudentes. La fisiología única del gato hace que sea difícil para su hígado metabolizar los compuestos de los aceites esenciales, incluso cuando se inhalan. Esto es particularmente cierto con aceites esenciales con un alto contenido de fenoles e hidrocarburos. Es por eso que es importante evitar los aceites esenciales con alto contenido de fenoles y monoterpenos de hidrocarburos en gatos.

Según el libro “Holistic Aromatherapy for Animals” (Aromaterapia Holística para gatos) de Kristen Leigh Bell, los aceites esenciales que hay que utilizar con precaución en gatos son:

Con alto contenido de fenoles: Canela, tomillo, clavo, orégano, árbol de té, gaulteria.

Con alto contenido en monoterpenos de hidrocarburos: Limón, lima, naranja, bergamota, mandarina, pomelo, pino, abeto.

Si quieres más información sobre cómo utilizar aromaterapia en animales puedes leer este post también.

Si deseas adquirir tus productos de Young Living puedes abrir tu propia cuenta con un 24% de descuento aquí.

 

Pin It on Pinterest

Share This