En aromaterapia hay tres escuelas que entienden la aplicación de los aceites esenciales de manera distinta para sus tratamientos terapéuticos: la francesa, la inglesa y la alemana.

La escuela inglesa diluye una pequeña cantidad de aceite esencial en aceite vegetal o portador. La mezcla se aplica en forma de masaje para relajar y liberar el estrés. Esta escuela utiliza la ingestión o la inhalación de los aceites esenciales como método de aplicación.

La escuela francesa utiliza tanto la ingestión como la aplicación tópica de los aceites esenciales puros (sin diluir). La manera más común de ingerir el aceite esencial es diluyendo tres gotas en un cuarto de vaso de agua, zumo o en una cucharadita de miel o aceite vegetal. La escuela francesa ha investigado y demostrado que la ingestión de aceites esenciales brinda excelentes beneficios tanto a nivel físico, mental y emocional.

La escuela alemana se centra exclusivamente en la inhalación de los aceites esenciales. Multitud de investigaciones han demostrado que las fragancias y los compuestos aromáticos afectan al cerebro, especialmente al hipotálamo (centro del gobierno hormonal del cuerpo) y al sistema límbico. Algunos aceites esenciales con alto contenido en sesquiterpenos como la mirra, el sándalo, la madera de cedro, el vetiver, la melisa y el incienso pueden incrementar marcadamente la oxigenación y la actividad cerebral. Además la mirra, el incienso y el sándalo actúan directamente sobre la actividad de la glándula pineal.

Para más información sobre la aplicación de aceites esenciales

Pin It on Pinterest

Share This